El lugar de donde nos visita, ¿existe?

7 de febrero de 2009

La Ciudad de la Furia

El viernes, a eso de las 11 de la mañana, estaba yo sin bañarme, con una camisa verde chingamelavista y un pants azul oscuro frente a la compu, claro. En eso, me cae una llamada de un número que no conozco al celular; me llamaba una mujer que nunca había escuchado.Lo primero que me dijo es que no le contestaban al celular de mi papá, y que el número de la casa aparecía fuera de servicio. Me llamaba para decirme que me habían aprovado el crédito para ir a estudiar a Argentina.

Por supuesto, no podía creerlo. No puedo creerlo. Le mandé un mensaje a Stephanie (mi novia) diciéndole de la aprobación (o aprovación? no, no es así) y me reclamó que no le llamé, pero es que simplemente no se me ocurrió.

Y bueno, ahora, sábado 7 de febrero de 2009, compré mi pasaje a Argentina. Saldré el 24 de febrero a las 13:50 y llegaré allá a las 17:50, pasándo 15 horas en el aeropuerto de Perú, a lo Chambita.

Todo parece como un sueño, eso de ir a vivir a la Ciudad de la Furia. Ni siquiera sé qué más decir, no sé siquiera por qué escribo esto. No creo que a uds, los lectores inexistentes, les interese. Creo que lo escribo más para mí. En fin, deseénme suerte.

7 comentarios:

Aniuxa dijo...

Oficialmente hemos perdido a nuestro representante en El Salvador de este equipo. Oficialmente no existe este blog en El Salvador!


FELICIDADESSSSSSSSSSSSSS

:D

chabi dijo...

Te odio -obvio no- es que yo sigo anclada acaaaaaa.
Felicidades Godo :)
Suerte!

-ArieL- dijo...

Creo que se te olvido aclarar que llegás al día siguiente. Supongo vea...a menos que en esas quince horas en el aeropuerto el tiempo se detenga. Como quiera...felicidades (ya t había dicho) y me comprás el libro...

Mau dijo...

viejo traem la camisa del river (manera de felicitart y deseart suert)

Anónimo dijo...

pues felicidades... ojala yo llegue a tener la misma suerte =)

Carlos Abrego dijo...

Yo lo que siento es envidia... Buenos Aires es mi ciudad de sueño, pero voy a renacer en el tres mil.

Suerte pues, y de nuevo, ¡Qué envidia!

Carega dijo...

Gracias de verdar por todo lo que me han dicho.